domingo, 6 de julio de 2014

¡Cuidado, Peligro!


¡CUIDADO! 

El pecado trae emociones de bienestar pasajero pero las consecuencias del mismo nos pueden perseguir una vida entera y afectar nuestro caminar espiritual de manera desastrosa.